martes, 29 de marzo de 2011

Tic Tac.

El tiempo corre. Corre cual tortuga de mar cuando estando en la arena rompe el cascarón  y se aproxima hacía el océano sorteando los obstáculos que se lo impiden. Muchas de ellas no llegan… pero alguna consigue el más dulce premio, el de la vida.
Las personas solemos perder el tiempo pensando en problemas, soñando despiertos, preocupándonos por cosas o personas que no merecen la pena...
Me da miedo solo imaginar el tiempo que he malgastado. Problemas que me quitaban el sueño y más tarde se desvanecían en la nada como los fuegos artificiales… 
Por ello, lo mejor que podemos hacer es disfrutar o al menos intentarlo, aprender de errores pasados y remendarlos aprovechando algo tan valioso y efímero como el tiempo.
A diferencia de la mayoría de las fascinantes tortugas marinas que no consiguen llegar a su destino, a nosotros se nos ha obsequiado con el regalo de vivir, así que mejor hacerlo al máximo, sin malograr ni un segundo de existencia en cosas que sabemos perfectamente que no nos llevan hacia ningún lugar.
No hay que malgastar el tiempo porque cuando se agote, no habrá manera de recuperarlo.





PD: Carpe Diem.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada